Información sobre vivienda y economía

Cómo tener las ventanas de casa impolutas ahora que miramos mucho por ellas

Pixabay
Pixabay
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Reconócelo, no te gusta especialmente limpiar los cristales, pero ahora tienes más tiempo libre... y la cuarentena por el coronavirus invita a mantenerse ocupado. Además, entre el momento en que por las mañanas te tomas tu café matutino con la ventana completamente abierta y los aplausos de las 20 horas, te das cuenta de que las estás aprovechando al máximo. Por eso conviene tenerlas como los chorros del oro.

Hoy te contamos cómo limpiarlas para disfrutar de más luz en casa. Ojo: la ventana no es solo el cristal, también están los marcos de las mismas y limpiarlos dependerá del material con el que estén hechos. No es lo mismo unos que sean de madera que de aluminio o de pvc, ya que el limpiador a utilizar será diferente.

Te recomendamos que limpies primero los marcos de los cristales, porque así no los mancharás, que es lo que sucedería si lo hicieras a posteriori.

¿Qué utilizar para limpiar los cristales? Ya sabemos que los papeles de periódicos son un gran invento en este caso. Si no tienes, un trapo limpio es suficiente, de algodón si es posible. Las escobillas de goma o espátulas también son una gran solución. Pía Nieto, autora del libro "Manual para organizar tu casa", recomienda el limpiacristales de toda la vida y las bayetas de microfibra. ¿Toallitas limpiadoras? Para una urgencia y una mancha pequeña van bien, pero a la larga, resultan una alternativa cara.

Respecto a las soluciones limpiadoras, ahí van unas cuantas (que no cunda el pánico si se te ha terminado el limpiacristales y no te apetece bajar a comprar porque hay soluciones que puedes hacer en casa):

  • Agua, un poquito de vinagre blanco y una cucharada de bicarbonato de sodio. El agua es la base y se pone una base de vinagre por cada cuatro de agua.
  • Otra opción es mezclar agua con amoniaco a partes iguales, pero cuidado con el olor, no es agradable.
  • Agua con chorro de lavavajillas y una cantidad generosa de amoniaco.
  • Si eres de limpiadores naturales, puedes dejar reposar en un recipiente trozos de naranja, limón o lima (con cáscaras es suficiente) con vinagre blanco. Eso sí, es un truco para previsores porque deberás dejarlos reposar al menos dos semanas. Después simplemente lo cuelas y lo metes en un pulverizador. Y listo.
  • Si los cristales están opacos, puedes mezclar una taza de vinagre con dos cucharadas de maicena, disolver el resultado y al pulverizador.

Como decíamos más arriba, la ventana no es solo el cristal. Puestos a limpiar y a dejarlo todo impoluto, echa un vistazo a la persiana. Al igual que sucede con el marco, es de lo primero que tienes que limpiar: “Dependiendo del tipo puedes pasar la aspiradora y secar con microfibras. Ten preparadas las más viejas y muchas, porque te harán falta”, dice Nieto.

Si tienes estores enrollables o cortinas, “hay que tratarlos según el material del que estén hechos. Si son de tela, pueden aspirarse e incluso, utilizar espuma para moquetas. Si son de plástico, bastaría con un detergente neutro, agua templada y amoniaco”, comenta Nieto. Las cortinas, si tienes, “se lavan en programa delicado, sin centrifugar y se cuelgan”, finaliza.