Información sobre vivienda y economía

Los cinco grandes cambios que están revolucionando los baños... y que puedes aplicar fácilmente al tuyo

Muebles suspendidos, diseño y control automático del consumo a través de soluciones tecnológicas son algunas de las tendencias

Geberit
Geberit
Autor: Redacción

Artículo escrito por Jorge Tornero, director técnico de Geberit

El tradicional concepto de cuarto de baño de toda la vida está evolucionando. Y lo está haciendo, en parte, gracias a la tecnología que ha llegado para hacernos la vida más fácil. Porque tan importante como asegurar el confort en el dormitorio o en el salón, lo es ya asegurar el confort en el baño. El objetivo es conseguir que esta estancia sea atractiva, espaciosa, más sostenible y más fácil de limpiar.

1. De un baño funcional a uno experiencial

Estamos cambiando nuestra forma de vivir el baño. A día de hoy, el baño sigue siendo una estancia puramente funcional. Pasamos el tiempo necesario en él y no buscamos sacarle partido más allá de la higiene personal. Sin embargo, se está empezando a buscar un baño más experiencial, que nos envuelva mientras estamos en él y nos proporcione un espacio íntimo que se convierta en el refugio personal donde mimarnos cada día.

2. De estar fuera del hogar a formar parte del dormitorio

Tradicionalmente, el baño ha estado separado de las demás estancias del hogar precisamente por ese afán de mantenerlo apartado del resto de actividades del hogar. Cuando enseñamos nuestra casa por primera vez, no es algo de lo que nos sintamos orgullosos ni que nos apetezca lucir. Pero esto está cambiando hasta el punto que, en muchos hogares, el baño forma parte del dormitorio, creándose un solo espacio dedicado al descanso, la intimidad y el cuidado a uno mismo.

3. Los elementos dejan de ocupar espacio y están elevados del suelo

La falta de espacio para almacenar productos y la dificultad para desplazarse en el baño son los dos aspectos que más insatisfacción nos generan. Nuestros baños casi siempre son incómodos y no queremos pasar demasiado tiempo en ellos. Por esto, la tendencia mira cada vez más a instalar soluciones suspendidas, que repercuten en una mayor sensación de amplitud, unidas a cisternas empotradas, que esconden tras la pared gran parte de los elementos incómodos y aparatosos.

4. De un diseño poco cuidado a uno que habla de nosotros

No nos olvidemos de la estética, un aspecto que ha pasado casi desapercibido hasta ahora, pero que cada vez valoramos más. Comenzamos a buscar un baño que hable de nosotros, donde nos encontremos a gusto y que sea reflejo de nuestra personalidad y carácter, igual que hacemos con el salón, el dormitorio o incluso la cocina. La tendencia nos lleva hacia ese deseo de proyección de nuestra esencia e identidad, también en el cuarto de baño.

5. De cerrar nosotros el grifo a que el lavabo gestione el consumo de agua

El ahorro en recursos cada vez es más importante para nosotros y, por supuesto, para el cuidado del medio ambiente. De ahí que la tendencia vaya más allá de nuestros hábitos de cerrar el grifo cuando nos lavamos los dientes. El futuro, no tan lejano, está en soluciones para el baño que gestionan por sí mismas la cantidad de agua empleada en cada uso, como son los grifos electrónicos y otros sistemas innovadores que se activan automáticamente al detectar al usuario.