Información sobre vivienda y economía

Los trabajos artesanos que resisten a la tecnología y al modelo productivo del siglo XXI

Autores: @Jone Ibabe, @luis manzano, @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Las nuevas tecnologías y la producción a gran escala han dejado a los oficios tradicionales al borde de la extinción.

Pero todavía quedan artesanos en España que utilizan técnicas de antaño y que, como hacían sus padres y abuelos, trabajan en un pequeño taller, con sus manos y con herramientas y máquinas mucho más básicas que las que podemos encontrar en cualquier fábrica. idealista/news quiere hacer un homenaje especial a todos esos oficios que se mantienen en pie a través de las historias personales de artesanos que fabrican productos relacionados con los edificios y el hogar: desde escobas hasta tejas, pasando por alfombras, esparto y tapices. Unas obras que están muy presentes en la arquitectura de las grandes ciudades y la decoración de todos los hogares.

1. Pepe, el herrero

Pepe es el herrero más famoso de Valdespino de Somoza, en León. Aprendió el oficio de herrero con su tío, El Chispo, cuando tenía 18 años y actualmente, con 94, es el herrero en activo más longevo de España. Lo que más confecciona son navajas de todos los tamaños y formas, aunque ha fabricado herraduras, cerraduras, llaves, llamadoras de puertas, rejas y clavos para las puertas de las iglesias. Nos abre las puertas de su fragua para conocer cómo trabaja el hierro y cómo es su día a día. 

2. Carlos, el tejero

De sol saben mucho en este tejar artesano situado en Horcajo Medianero, un pueblecito de Salamanca, porque lo soportan con estoicismo a lo largo del verano, época en la que están fabricando tejas, ladrillos, baldosas… Carlos José Martín y su hermano están al frente de este tejar que inauguró su padre hace casi medio siglo y es, probablemente, el único tejar de España que sigue haciendo tejas artesanas y secándolas al sol, como paso previo a meterlas en el horno.

3. Modesto, el espartero

Modesto Pérez es un artesano de una pequeña localidad de Jaén que está especializado en fabricar persianas de esparto que no sólo sirven para combatir el calor, sino también para aislar edificios. También hace elementos decorativos de esparto, como cactus, cabeceros o cabezas de animales que han llego a salir en revistas de decoración, y vende fuera de España. Es heredero de una tradición que puso en marcha su bisabuelo.

4. La Alpujarreña, el último taller de alfombras artesanas

En el municipio de La Zubia, en Granada, se encuentra el taller donde se fabrican las últimas alfombras artesanales de España: La Alpujarreña. En su día tuvo más de 200 trabajadores, aunque actualmente tiene a dos docenas de personas en plantilla. Vende buena parte de su producción a países como Rusia, Francia, Alemania e Inglaterra y algunas de sus alfombras se encuentran en algunos de los hoteles más famoso del país (como el Ritz y el Palace de Madrid), Ministerios, Embajadas, Paradores y el Teatro Real.

5. Miguel, el último artesano de escobas de mijo

No muy lejos del impresionante parque de las Bárdenas Reales, en Navarra, hay un pueblecito llamado Valtierra. Allí, en una anodina nave que no cuenta ni con un letrero identificativo del negocio, elabora sus escobas Miguel Mendi. Eso hacían también su padre, su abuelo e incluso su bisabuelo. Empezó a coser escobas con 12 años y hoy es el último artesano en elaborar escobas de mijo en España, aunque ha decidido aprovechar las nuevas tecnologías para vender por Internet.

6. Agustina, la cantera

Cantería Jaurrieta es un taller de Navarra que trabaja la piedra y que tiene a los cinceles y a los martillos entre sus herramientas más destacadas. En 2001, Valeriano Jaurrieta y Agustina Rodríguez decidieron montar este negocio que durante años vivió sobre todo del tirón del sector inmobiliario y de los encargos de los clientes para hacer casas de piedra, aunque ahora el 90% de sus encargos están relacionados con las restauraciones de edificios históricos.

7. Luciano, el carpintero

Nadie diría que esta nave de Atarfe, cerca de Granada, esconde ese saber hacer con la madera: un saber hacer que no es nuevo, sino que cuenta con años de historia. Es propiedad de la empresa Los Tres Juanes, formada por carpinteros especializados en el arte nazarí y mudéjar, un arte que cuenta con mucha tradición en esta ciudad andaluza. Fernando Alanis, Juan de Dios García y Luciano Ramírez se asociaron hace 20 años para resucitar un oficio que se había perdido, y que se basa en la carpintería de armar: fabrican armaduras de cubierta y alfarjes, estructurales o decorativos, con cualquier diseño de lacería, tallas o mocárabes.

8. Alejandra, la tapicera

Alejandra Aguilar es tapicera. Aprendió el oficio de sus padres y desde su local en el rastro madrileño, tapiza muebles con diseños de lo más originales, utilizando telas de autor y con tejidos orgánicos y tintas no contaminantes. Para sobrevivir, ha dado una vuelta de tuerca a la tapicería original con diseños que abrazan lo artístico e imprime ella misma sus propios tejidos. Además, no solo tapiza sillas o sillones, sino que también vende muebles reciclados y diseña otros productos como bolsos