Información sobre vivienda y economía

La inversión en construcción, la variable que más empeora el Banco de España hasta 2021

Pìxabay
Pìxabay
Autor: Redacción

La ralentización del ladrillo se está empezando a trasladar a las previsiones macroeconómicas. Y en el caso concreto del Banco de España, la construcción registra el mayor recorte del crecimiento.

Según el supervisor financiero, la inversión en construcción crecerá tanto este año como el próximo menos que el conjunto de la economía, tras haber repuntado un 6,6% durante 2018. Y es que el organismo liderado por Luis María Linde, esta variable repuntará un 1,4% este año y un 1,6% en 2020, frente al crecimiento del 2% y del 1,7% estimado para el PIB.

Por si fuera poco, la inversión en construcción ha sufrido el mayor tijeretazo en las previsiones. Respecto a lo que estimaba el Banco de España en septiembre, la previsión actual dibuja una caída del crecimiento de nueve décimas, mientras que el freno del año que viene alcanza 2,3 puntos. No obstante, en 2021 la inversión en construcción volverá a crecer más de un 2% y más que el PIB. 

Según explica el supervisor, "esta evolución podría estar asociada a razones de naturaleza transitoria, si bien no puede descartarse la existencia de otros factores de naturaleza más persistente que podrían restar adicionalmente vigor a este componente de la demanda. La moderación del dinamismo de la inversión en vivienda, unida al repunte proyectado de la tasa de ahorro, conduciría a un modesto incremento de la capacidad de financiación de los hogares hasta valores algo por encima del 1 % del PIB".

Las políticas económicas futuras, un riesgo

A pesar de que los principales riesgos del crecimiento económico son de carácter externo (el Brexir, la guerra comercial entre EEUU y China...). el Banco de España también detecta algunos factores internos que podrían afectar sus previsiones. Por ejemplo, habla de que "persisten las incertidumbres acerca de la orientación de las políticas económicas futuras y, en particular, acerca de la definición de los elementos necesarios para retomar el proceso de consolidación presupuestaria". 

De hecho, el organismo ha empeorado sus previsiones de déficit público. Si en septiembre estimaba un déficit del 2,4% del PIB en 2019, ahora maneja un 2,5%, mientras que en 2020 el cálculo pasa a situarse en el 2,1% del PIB, frente al 1,8% previo; y en 2021, en el 1,8%, frente al 1,5% anterior. 

Lo que también empeora es la tasa de paro, que este año no logrará bajar del 14%, según el supervisor financiero. Como consecuencia de la ralentización de la economía, el desempleo no logrará situarse por debajo del 13% al menos hasta 2022.

Repasamos la previsión actual de cada variable y cómo ha cambiado respecto a la de septiembre:

Variable 2019 (Dic) 2020 (D) 2021 (D) 2022 (D)   2019 (Sept) 2020 (S) 2021 (S)
PIB 2 1.7 1.6 1.5   0 0 0
Consumo privado 1.2 1.6 1.4 1.3   0.2 0.3 0
Consumo público 2.2 1.7 1.5 1.4   0.4 0.4 0.3
Inersión en equipo, intangibles y resto 4.1 4.9 2.3 1.7   1.8 2 0
Inversión en construcción 1.4 1.6 2.8 2.1   -0.9 -2.3 -0.1
Exportación  1.8 2.3 2.9 2.9   -0.4 -0.6 -0.4
Importación 1 3.3 3.2 3   0.5 0.1 -0.3
IPC 0.8 1.2 1.4 1.6   0 0.1 -0.1
IPC Subyacente 1.1 1.4 1.5 1.7   0 0 -0.1
Empleo 2 1.3 1.4 1.2   0.2 0 -0.1
Tasa de paro, media anual 14.2 13.8 13.1 12.6   0.1 0.2 0.1
Déficit 2.5 2.1 1.8 1.4   0.1 0.3 0.3