Información sobre vivienda y economía

Pedro Sánchez decreta el estado de alarma en España ante la crisis del coronavirus

La Moncloa.
La Moncloa.
Autor: Redacción

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, decreta el estado de alarma en España para frenar la crisis generado por el coronavirus, que ya ha dejado 4.200 contagiados y 120 muertos, según adelanta TVE. A partir de este sábado, el Ejecutivo podrá centralizar la toma de decisiones y adoptar algunas medidas como la restricción de movimientos de los ciudadanos. 

El presidente ha admitido en una comparecencia que la próxima semana el número de contagios podría elevarse por encima de 10.000, y que la situación de emergencia durará semanas. También ha insistido en que "se van a movilizar recursos económicos y sanitarios, tanto públicos como privados, y tanto civiles como militares". Sánchez ya ha trasladado esta decisión al Congreso de los Diputados, a la presidenta de la Cámara Baja, a los principales líderes de la oposición y a los responables autonómicos. En este sentido ha transmitido su reconocimiento a los presidentes regionales y ha comunicado que esta tarde les trasladará las medidas a adoptar.

El anuncio llega menos de 24 horas después de que Sánchez anunciara un primer paquete de medidas económicas. El plan, dotado de 18.225 millones de euros, va dirigido a las pequeñas y medianas empresas e incluye aplazamiento de impuestos, concesión de préstamos a través del ICO, ajustes de plantilla para frenar la destrucción de puestos de trabajo y ayudas directas a los sectores más afectados, como por ejemplo el transporte y el comercio. 

El estado de alarma declarado por el Ejecutivo es una medida drástica (la última vez que se decretó fue en 2010 con la crisis de los controladores aéreos), aunque es el escenario más leve de los tres por los que podría haber optado. De hecho, Sánchez todavía se reserva la opción decretar el estado de excepción o de sitio si esta medida no sirviera para contener el contagio del coronavirus. De hecho, el presidente ha insitido en que el Gobierno utilizarán todas las medidas extraordinarias que estén en el marco de sus competencias. Todos ellos está recogidos en el artículo 116 de la Constitución y se pueden aplicar por un plazo de 15 días, aunque puede ser prorrrogado si lo aprueba el Congreso de los Diputados. 

A partir de ahora, el Gobierno central puede limitar la circulación o permanencia de personas o vehículos en horas y lugares determinados; requisar temporlamente bienes e imponer prestaciones personales obligatorias. Además, tendrá la capacidad para intervenir y ocupar transitoriamente industrias, fábricas, talleres o locales de cualquier naturaleza -menos domicilios privados-. Otras de las competencias del Ejecutivo son limitar o racionar el uso de servicios o el consumo de artículos de primera necesidad e implantar las órdenes necesarias para asegurar el abastecimiento de los mercados de alimentación. 

En el marco de esta actuación el Gobierno ha insitido que la lucha contra el avance del contagio del Covid-19 es una tarea de todos y no sólo una cuestión de Estado. "Tardaremos semanas, va a ser difícil, pero vamos a vencer al virus", ha afirmado Sánchez. 

Antes de la comparecencia de Sánchez, la Comunidad de Madrid ya había decretado el cierre de todos los establecimientos menos los comercios de alimentación y farmacias, a partir de este sábado. Una decisión que llegaba después de que José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid, decidiera también cerrar las terrazas de todos los bares de la capital de España. Estas medidas llegan después del gran avance que ha sufrido el virus en Madrid. Según el último balance oficial, la cifra de contagios en la región se eleva a 2.078 y la de fallecidos a 64.