Información sobre vivienda y economía

Pesimismo, preocupación por la economía y más online: así opinan los españoles ante el covid-19

El coronavirus está haciendo mella en la forma de pensar de los españoles.

Fuente: Unsplash
Fuente: Unsplash
Autor: Redacción

El coronavirus está haciendo mella en la forma de pensar de los españoles. Según el Barómetro Covid-19 elaborado por Kantar, los consumidores españoles son actualmente los más pesimistas del mundo en cuanto a la recuperación económica tras la pandemia. Las opiniones son de lo más pesimistas y la opción de comprar online toma cada vez más fuerza ante el consumidor.

La consultora ha analizado el cambio en el comportamiento de compra de los consumidores españoles durante el confinamiento decretado el pasado 14 de marzo y, según Kantar, un 16% de los españoles ha comprado más online, casi el doble que a escala mundial.

No obstante, los españoles quieren volver salir a la calle y lo dejan claro en sus previsiones: la intención de compra online es inferior en España respecto a la media global cuando acabe el confinamiento. En abril, el 51% de los españoles opina que su nivel de compra online se mantendrá como ahora, mientras que la otra mitad volverá a las calles.

Aun así, el 18% de los españoles adaptará el e-commerce a su día a día y continuará consumiendo online, frente al 32% del resto del mundo. “Se establecerán nuevos comportamientos que formarán parte de la nueva normalidad”, se desprende del estudio.

Un 10% de los españoles ha comprado por primera vez en su vida comida y bebidas online durante el confinamiento y un 7% han adquirido productos cosméticos y artículos de cuidado personal. En cuanto a otros sectores, el 22% de los consumidores afirma que no ha consumido moda a través del canal online desde el inicio del confinamiento, mientras que un 6% asegura haber comprado productos de esta categoría por primera vez durante este periodo.

El estudio concluye que los consumidores españoles se encuentran más preocupados por la economía que por la salud, que ha cambiado el consumo de medios y su forma de llegar a la sociedad, que las marcas “no pueden caer en el ostracismo”, pero tienen que cuidar el mensaje y tono, y que el online se establece como una opción sólida en múltiples categorías.