Información sobre vivienda y economía

El ladrillo también tira del PIB: sigue subiendo la inversión, el empleo y la riqueza que genera el sector

Un trimestre más, la economía española se apoya en la demanda interna y la inversión para crecer, dos variables en las que la construcción muestra una de las mejoras interanuales más destacadas. La inversión avanza entre abril y junio un 5,1% respecto a 2014; el empleo, un 9,2% y la riqueza que genera el sector, un 5,8%. Todas las variables crecen una décima frente al primer trimestre.

La economía española está creciendo a un ritmo del 3,1%, en línea con lo que marcan las previsiones de los principales organismos. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), entre abril y junio la demanda interna y la inversión han sido, una vez más, los dos motores que han impulsado el PIB. Y en ellos la construcción juega un papel importante.

Tanto en términos de inversión, de empleo como de generación de riqueza, el ladrillo ha sido uno de los sectores más destacados en términos interanuales. Y es que, mientras España crece al mayor ritmo desde 2007, la construcción lo hace a niveles no vistos entre 2000 y 2006.

La inversión ya sube más del 5%

“La inversión en activos de construcción mejora una décima en su tasa anual, que pasa del 5% al 5,1%, como consecuencia del comportamiento tanto de la inversión en vivienda como de la inversión en otras construcciones”, adelanta el INE.

El alza del 5,1% interanual que ha conseguido la inversión en el sector en el segundo trimestre del año más que duplica a la conseguida en los últimos tres meses de 2014 (entonces subió un 2,4%) y se sitúa como la cifra más elevada desde el cuarto trimestre de 2006, cuando llegó a repuntar un 5,5%. Por tanto, el indicador que mide la formación bruta de capital fijo se encuentra en máximos de ocho años y medio.

El empleo en el sector, el que más crece

Otro de los datos más llamativos del sector es que el número de ocupados a tiempo completo sigue creciendo a ritmos superiores al 9%, como ya sucedió en el primer trimestre del año.

En concreto, entre abril y junio el empleo ha crecido un 9,2% interanual, una décima más que entre enero y marzo, una cifra que de momento no consigue ningún otro sector analizado por el INE y que permite al ladrillo que el número de trabajadores avance al ritmo más rápido en lo que llevamos de siglo. La referencia a batir es el alza del 12,4% que registró la variable en la recta final del año 2000.

Cada vez genera más riqueza

El organismo de estadísticas también destaca otro dato: la positiva evolución del valor añadido que aporta el sector. Es decir, la diferencia entre lo que consume el ladrillo (como las materias primas) y todo lo que produce.

De nuevo, y como hemos visto en los dos casos anteriores, la riqueza que genera la construcción repunta una décima interanual entre abril y junio hasta situarse en el 5,8%, frente al 5,7% del primer trimestre. Tendríamos que retroceder en el tiempo hasta principios de 2001 para encontrar un repunte similar.

¿La razón? Como señala el INE, “de forma coherente con la evolución de la demanda de activos de la construcción y del empleo en esta actividad, el valor añadido bruto de este sector mejora en 0,1 puntos su crecimiento”.