Información sobre vivienda y economía

El Ibex vive otra jornada histórica: roza mínimos de 17 años y los expertos prevén más sustos

La sangría en los mercados sigue sin dar síntomas de parar. Tras vivir el pasado jueves la peor sesión de la historia, el Ibex continúa sumido en el caos: ha cerrado con una caída del 7,88% (hasta quedarse en 6.107,2 puntos), lo que se convierte en el sexto peor resultado hasta la fecha.

A pesar del nuevo descalabro, lo cierto es que el principal indicador de la bolsa española ha logrado mantener la barrera psicológica de los 6.000 enteros y ha evitado marcar mínimos desde marzo de 2003 en la recta final de la sesión, aunque sí ha cotizado en esos niveles a lo largo del día (ha estado a punto de perder los 5.800 enteros).

De momento, el selectivo está muy cerca de la zona crítica de la última década (el 24 de julio de 2012, con España al borde del rescate, se situó en 5.956 puntos) y, por tanto, se encuentra a escasos 200 enteros de marcar mínimos de 17 años, menos de la mitad de lo que se ha dejado este 16 de marzo. Y, aunque pueden producirse rebotes en los próximos días, los expertos piden cautela a los inversores: adelantan volatilidad y más sustos.

Hasta la fecha, estas son las peores jornadas de la historia del Ibex 35:

Fecha Caída (%) Motivo
12 de marzo de 2020 -14.06 Coronavirus
24 de junio de 2016 -12.35 Brexit
10 de octubre de 2008 -9.14 Crisis financiera
22 de octubre de 2008 -8.16 Crisis financiera
9 de marzo de 2020 -7.96 Coronavirus
16 de marzo de 2020 -7.88 Coronavirus

Se avecinan más curvas y los expertos piden paciencia

En estos niveles, ¿podríamos ver más caídas? La respuesta es que sí. Y es que, según los expertos, en una crisis provocada por un virus, no hay suelos ni resistencias capaces de frenar las órdenes de venta. Aun así, los analistas hacen un llamamiento a la calma y piden prudencia a los inversores.

"Buscar suelos en tendencias bajistas es igual de peligroso que buscar techos en tendencias alcistas. El dinero en los mercados no se hace buscando suelos o techos, ya que es muy probable que terminemos errando, sino que se hace localizando las tendencias.  Actualmente no cabe duda que el movimiento de los mercados es desfavorable para los intereses de los inversores, por lo que la prudencia siempre es una buena compañera de viaje. Nadie puede decirnos con total certeza si el suelo estará en estos niveles o un 20% más abajo, por lo que una buena postura de contención de riesgos es esperar una mejoría técnica antes de tomar una entrada precipitada de la que podamos tardar años en recuperarnos", explica Ricardo González, gestor de GPM International Capital.

El equipo de análisis de Bankinter habla de que "el pánico ha tomado el control" y de que se está propagando el que denomina "síndrome de la manada", como consecuencia de que "no han estado a la altura ni los bancos centrales (el BCE decepcionó rotundamente la semana pasada), ni los gobiernos", y que, "sin duda, todavía quedan días malos".

Además, los analistas del banco sostienen que "es probable que las caídas acumuladas por las bolsas en 2020 (en el caso del Ibex ya superan el 30%) ya sean superiores al daño real que esta crisis del COVID-19 terminará provocando sobre PIBs y resultados empresariales. Pero ahora (casi) todo el mundo se rige por las emociones en lugar de razonar. Eso significa que quedan nueve meses de 2020 para reconducir la situación. Ese tiempo no sólo es suficiente, sino que incluso parece “infinito” considerando la velocidad de los acontecimientos". Y lanza un mensaje a los inversores: "Pensemos en cómo queremos estar posicionados en diciembre 2020 o incluso 2021… porque eso es lo que realmente importa".

Y hay más analistas que adelantan nuevas curvas en los mercadosDavid Page, Head of Macro Research de AXA Investment Managers, por ejemplo, asegura que "la incertidumbre sobre la escala del impacto de Covid sigue siendo alta", mientras que desde Link Securities esperan que "los mercados financieros continúen muy volátiles, al menos hasta que comience a haber indicios de que la epidemia está remitiendo, sobre todo en Europa continental, región que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera ahora como el epicentro de la pandemia, con Italia y España como países más afectados".

La firma añade que "de momento, tanto las autoridades como los bancos centrales sólo pueden aspirar a “parar el golpe”, ya que la crisis de oferta y de demanda que está provocando la epidemia no tiene un origen económico y, de ahí, la dificultad de luchar contra ella". 

Su teoría coincide con la del economista jefe de la sociedad de valores Tressis, Daniel Lacalle, que la semana pasada explicaba a idealista/news que "el problema fundamental es que la bolsa está reaccionando ante unas expectativas de una recesión económica y un freno en la cadena de producción global. Y ninguno de estos problemas los puede resolver un banco central o un gobierno con políticas fiscale, porque la solución para frenar un shock vírico es que se encuentre una vacuna".

Recordemos que en los últimos días los bancos centrales han anunciado medidas extraordinarias como la compra de deuda en los mercados o la bajada de los tipos de interés (en el caso de la Fed de EEUU), aunque cada vez son más los analistas que dan por hecho la entrada en recesión técnica en algunos países, lo que hasta hace unas semanas un simple escenario hipotético.

En este sentido, Philippe Waechter, Jefe de Investigación Económica de Ostrum AM (Natixis IM), asegura que "el principal golpe para España es el turismo, que representa el 11% de su PIB” y añade que hay una alta probabilidad de recesión económica este año (también en países como Francia) porque se espera un crecimiento negativo en el segundo y tercer trimestre”, y que “la mayoría de los países europeos tendrán debilidades importantes en la primavera”.

A corto plazo, desde eToro sostienen que "es importante que el Ibex sea capaz de recuperar los 6.500 puntos para, desde ese nivel, intentar superar la zona de los 7000. Son jornadas de mucha volatilidad, donde cada inversor debe estar ajustado al nivel de riesgo asumido”.