Información sobre vivienda y economía

La industria, de capa caída: su peso en el empleo ha bajado con fuerza en toda la UE

Autor: Redacción

La industria está perdiendo fuerza en España, sobre todo en el mercado laboral. Y es que, en menos de dos décadas, el sector ha perdido más de seis puntos de representación en el conjunto de los ocupados. En concreto, su peso en el empleo se ha reducido en una tercera parte.

Si a principios del año 2000, la industria empleaba a un 18,4% de los trabajadores, a cierre del año pasado el porcentaje se situó en el 12,1%, de acuerdo con los datos de Eurostat que ha recopilado el Instituto de Estudios Económicos (IEE). Dentro del ranking de la UE, España registra el undécimo peor registro. Además, está 3,2 puntos por debajo de la actual media comunitaria (15,3%) y muy lejos de los países del Este, que son los que lideran la clasificación.

En Bulgaria, Estonia, Rumanía, Eslovenia, Polonia, Eslovaquia y República Checa el peso del sector industrial en el empleo supera el 20%. En el caso de República Checa, la proporción más que duplica a la española, con un 29%.

Por delante de nuestro país también se sitúan Alemania (18,6%), Portugal (16,9%), Italia (16,8%) y Austria (15,9%). Todos ellos superan la media europea (15,3% en 2016), mientras que Finlandia y Suecia ya se sitúan por debajo del promedio comunitario con menos de un 15%.

Bélgica, Irlanda, Dinamarca y Francia también están varios pasos por detrás del conjunto de la UE, aunque registran un peso de la industria sobre el empleo de dos dígitos. En cambio, Países Bajos, Grecia, Chipre, Reino Unido y Luxemburgo cierran el ranking al contar con un sector industrial que emplea a menos de uno de cada 10 ocupados, siendo Luxemburgo el que protagoniza el porcentaje más bajo de toda la UE con un 8,8%.

Una caída generalizada

España no es el único país europeo en el que ha bajado el peso de la industria en el empleo: todo lo contrario. No hay ni un solo miembro de la UE-28 donde haya crecido desde el año 2000. 

Por aquel entonces, el sector daba empleo a al menos uno de cada 10 trabajadores en cada país, mientras que ahora hay cinco por debajo de dicho corte. Además, 15 países superaban la barrera del 20%, cifra que actualmente se reduce a siete. 

La peor comparativa es la de Malta, donde el peso de la industria sobre el número de ocupados se ha reducido a menos de la mitad: del 24,9% que representaba en 2000 ha pasado al 11,9% en 2016.