Información sobre vivienda y economía

Las casas móviles en EEUU: morada de pobres y negocio de ricos

Flickr/Creative commons
Flickr/Creative commons
Autor: @Jairo Mejía

Los parques de casas móviles o “trailer park” de Estados Unidos son un negocio floreciente que se sirve de una creciente demanda de personas de bajos ingresos, incapaces de acceder a una vivienda en condiciones normales, para engordar la cartera de inversión de algunas de las mayores fortunas de Estados Unidos. Más de 20 millones de estadounidenses viven en las llamadas casas móviles, viviendas prefabricadas, generalmente de muy baja calidad, que suponen más del 6% de todo el inventario residencial del país y cerca de 20% en los estados del sur más pobres.

El multimillonario Warren Buffett entró en 2003 con la compra de Clayton Homes (convertido ahora en el mayor constructor y financiador de vivienda prefabricada) en un negocio que se desinfló durante la crisis inmobiliaria, pero que se ha recuperado hasta alcanzar ahora niveles récord, sobre todo entre aquellos que perdieron sus viviendas durante la crisis. En la primera mitad de este año Clayton Homes ha registrado un aumento de los beneficios del 13%.

El economista de la Universidad de Duke Charles Becker, uno de los que más ha investigado el universo para la vivienda prefabricada móvil en Estados Unidos indica que este fenómeno inmobiliario es único: “es extremadamente interesante, porque la persona que es propietaria de la vivienda  -un tráiler que raramente se mueve de su sitio- y el terreno son diferentes”.

Estas viviendas, generalmente ubicadas en un solar habilitado para viviendas móviles o prefabricadas con los mínimos servicios necesarios para vivir, están sujetas a draconianas legislaciones para los inquilinos, que además suelen acceder a estas viviendas mediante préstamos de altos intereses, ya que su historial crediticio y sus bajos ingresos les impiden acceder a otro tipo de vivienda o financiación.

La mala fama de los “trailer parks” ha hecho que desde comienzos de milenio se haya desplomado la apertura de nuevos “parques” (ver gráfico), algo que no hecho sino que el interés por este tipo de inversión vaya en aumento. Equity LifeStyle Properties, el mayor propietario de terrenos en los que se asientan estas viviendas, ganó en los tres primeros trimestres de este año un 7% más hasta los 240 millones de dólares (206 millones de euros).

El negocio de proveer moradas de baja calidad, pero con el soñado frontal con césped de la típica casita americana, llevó a Frank Rolfe a dejarlo todo y comenzar a invertir en 1996 en la compra de “trailer parks”. Hoy regenta a Mobile Homes University, donde enseña a pequeños inversores cómo poner dinero en este tipo de propiedad para sacar retornos anuales de hasta el 25%.

El modelo de negocio, al que se ha apuntado otros como la familia de Jared Kushner, el yerno del presidente estadounidense, Donald Trump, es sencillo. El propietario de la vivienda la alquila por precios que van desde los 200 y 400 dólares o las ofrece con hipotecas que suelen estar por encima de los intereses del mercado bancario normal. Además, el propietario del suelo lo alquila por otro monto similar. La falta de oferta y la fuerte demanda en un país donde los hogares con bajos ingresos siguen cerca de máximos en 50 años mantiene este sector como una inversión prometedora.

Desde 2012, el precio del metro cuadrado de una vivienda prefabricada a la venta, excluido el precio del terreno, ha aumentado un 14% hasta los 451 euros. El hecho, además, de que el suelo sea propiedad de otro propietario y que el carácter "móvil" de la vivienda lo pone fuera del marco legal tradicional hace que estos "propietarios" puedan ser deshauciados con mucha más facilidad.