Información sobre vivienda y economía

No sin mi perro: por qué el ‘retail’ se ha vuelto tan permisivo con las mascotas

Los establecimientos comerciales son cada vez más 'pet-friendly'

Fuente: Unsplash
Fuente: Unsplash

Sales a pasear un sábado por la tarde y tu responsabilidad como cuidador de una mascota es llevarla contigo. Llegas a una cafetería y se te antoja merendar, pero… no admiten perros. Esta es una situación que se ha ido repitiendo año tras año en el sector del retail y que, poco a poco, podría llegar a su fin. Los establecimientos comerciales son cada vez más pet-friendly o, lo que es lo mismo, están más abiertos a que puedas disfrutar de una jornada de compras o de una buena merienda con tu mascota entre las piernas.

Según explica JLL en un estudio, los nuevos modelos de trabajo y de familia, la mayor longevidad o la creciente sensación de soledad en los grandes núcleos urbanos son algunas de las razones que explican el creciente interés hacia los animales de compañía. Y es que el número de animales en España está aumentando progresivamente: los madrileños tenían 304.666 mascotas en 2014, en 2018 este número era de 370.018 o, lo que es lo mismo, en apenas 5 años se ha registrado un incremento del 21%.

Los espacios comerciales se han dado cuenta de esta tendencia y son cada vez más permisivos con las mascotas. En palabras de Augusto Lobo, director de retail de JLL, “quienes tienen mascota desean disfrutar de su tiempo libre junto a ella y el mercado es conocedor de esa necesidad, habida cuenta de que, además, se trata de un público con poder adquisitivo”. Por ello, no es de extrañar que los locales con política dog-friendly continúan en la senda de crecimiento.

Cada vez más bares, restaurantes y tiendas admiten la entrada de perros y hasta adaptan su oferta gastronómica al gusto de nuestros acompañantes de cuatro patas. Así, por ejemplo, encontramos comercios como Snack Attack, en Valencia, que ha ideado un menú específico para perros al módico precio de 2 euros.

Y, aunque lo pet-friendly es tendencia mayoritariamente a nivel de calle, no cabe duda de que las tiendas de animales también dinamizan la oferta de los centros comerciales. Abrir un local dedicado al bienestar animal ejerce de escaparate para enseñar al consumidor lo último en esta categoría de productos. A la vez, cada vez más centros permiten la entrada de animales.

Un ejemplo se encuentra en el centro comercial X- Madrid, en Alcorcón, que fue concebido con la idea de facilitar acceso a colectivos en auge como los ciclistas, los patinadores y las personas con mascota. También está el caso del centro comercial Aragonia en Zaragoza, que recibe a sus visitantes humanos y no humanos con una estatua enorme de un perro, como símbolo de su espíritu pet-friendly.

Los animales, también en el foco de las marcas

Viendo los datos y la tendencia no es sorprendente que muchas marcas hayan visto en los animales a sus mejores aliados para innovar en su estrategia de fidelización de clientes. “El perfil de los compradores está cambiando y los retailers deben adaptarse y buscar otras maneras de relacionarse con ellos, más acordes con sus hábitos y necesidades. Podemos ver la adopción del concepto pet-friendly en una tienda como otra forma de crear una experiencia de compra personalizada y cercana al consumidor”.

Es por este motivo que no es de extrañar que Primark haya lanzado una línea de ropa para mascotas y que haya impulsado sus ventas, o que gigantes como H&M hayan creado una línea de abrigos para perro. Incluso marcas con un público objetivo algo más alejado como Ikea o Spotify se hayan subido al carro y hayan lanzado productos orientados a los animales. La marca de muebles y decoración ha ideado una colección relacionada con el ocio para perros, mientras que la plataforma de música ha creado un podcast para paliar la soledad de nuestros perros mientras estén solos en casa.

Etiquetas
RetailJLL