Información sobre vivienda y economía

Pros y contras de regular precios de alquiler, a debate en la comisión de Barcelona

Barcelona debate los pros y los contras de regular el precio de los alquileres

Ayuntamiento de Barcelona
Ayuntamiento de Barcelona

Barcelona debate los pros y los contras de regular el precio de los alquileres.  La semana pasada se reunió la primera sesión de la comisión no permanente para el estudio sobre la regulación de los alquileres del Ayuntamiento de Barcelona. En esta primera sesión de constitución se ha hablado de la situación y las políticas de acceso a la vivienda en Barcelona, el Área Metropolitana y otras ciudades globales y se han mostrado la visión de todos los participantes, que se debaten entre si es una buena solución para el mercado o, por el contrario, impactará de manera negativa.

Esta comisión, tal y como analizamos en idealista/news, nace de la preocupación creciente por la vivienda por parte de la ciudadanía, sobretodo por parte de aquellos que viven en grandes ciudades, y este es un fenómeno global. La presidenta de Housing Europe, Socha Edwards, explicó que, por primera vez, la vivienda ha aparecido como una de las cinco prioridades principales.

Esta comisión nace de una demanda de la sociedad para asegurar la función social de la vivienda y, durante la primera sesión, políticos y agentes sociales han estado de acuerdo en que hay que buscar consensos y actuar decididamente para garantizar el derecho a la vivienda y en que hacen falta espacios como este para hacerlo escuchando a los expertos.

Todas las intervenciones han coincidido en la necesidad de aumentar el parque de vivienda que es insuficiente debido a un aumento de la demanda por la llegada de población migrante y el aumento de hogares monoparentales, monomarentales y unipersonales. La forma de hacer frente a esta falta de vivienda, pero, ha sido motivo de discrepancias.

Todos los actores han coincidido en la crítica al marco jurídico de la vivienda, aunque los motivos han sido distintos. Desde la Asociación de Promotores de Cataluña y la Cámara de la Propiedad Urbana de Barcelona se ha coincidido con la crítica de la falta de seguridad jurídica provocada por los cambios de legislación de los últimos años. Por otro lado Guillem Domingo, técnico de vivienda del Observatorio DESC, ha alertado que esta regulación se ha hecho para frenar una situación de emergencia, no para resolver una situación de fondo. También ha criticado que, en algunos casos, estas reformas hayan sido regresivas, como por ejemplo la reforma de la LAU en la que se va a reducir la duración de los contratos de alquiler.

Desde la Asociación de Promotores de Cataluña y la Cámara de la Propiedad Urbana de Barcelona se ha instado a la promoción de la construcción de nuevas viviendas para aumentar la oferta. La catedrática de la UPC, Pilar García, ha hablado, en cambio, de la importancia de la rehabilitación para aumentar y, sobretodo, mejorar el parque de vivienda. Explica que un 80% de las viviendas son antiguas y no tienen calidad suficiente debido a la atomización de la propiedad que ha dificultado la inversión. 

Edwards, de Housing Project, también ha alertado que durante estos años se ha comprado vivienda como activo económico y con voluntad especulativa. Son viviendas que a menudo están vacías y que han perdido su función social. Ha instado a dar una vuelta a esta situación y trabajar con actores que garanticen que ofrecerán una vivienda asequible y barata como medida para paliar la falta de viviendas disponibles.

Se ha hablado también específicamente de aumentar el parque de vivienda protegida que en la ciudad de Barcelona se encuentra alrededor del 1%. Este es un porcentaje muy inferior al de otras ciudades europeas, en Berlín es un 30% y en Londres de un 23%, y todos los agentes sociales y políticos han estado de acuerdo en que hace falta aumentarlo.

Se ha coincidido que parte de esta pérdida proviene del hecho que la vivienda protegida no tenía calificación permanente y se ha ido perdiendo con el paso del tiempo. En este sentido también ha habido consenso en la necesidad de fomentar la colaboración público-privada para agilizar la construcción de nuevas viviendas protegidas ganando capacidad de inversión y agilizando la burocratitzación.

Aun así, la presidenta de la Asociación de Promotores de Cataluña, Elena Massot, ha instado a las instituciones públicas a no trasladar responsabilidades al mundo privado. La catedrática de la UPC, Pilar García, ha alertado que hay que contar con la inversión privada pero no a cualquier precio, debe ir vinculada a que se cumplan una serie de requisitos y se rindan cuentas a la administración pública.

Regulación de los precios del alquiler, el gran debate

La regulación de los alquileres es uno de les temas que ha generado menos acuerdos. Desde la Asociación de Promotores de Cataluña y la Cámara de la Propiedad Urbana de Barcelona creen que no hace falta regular los precios de los alquileres y que, de hecho, sería contraproducente ya que se reduciría la oferta. Además, también defienden que eso pondría en peligro la economía de familias que son pequeños propietarios que tendrían dificultades para mantener el patrimonio y acabarían optando por alquilar sus pisos en la economía sumergida. Consideran que el alquiler ya está regulado en lo que se refiere a duración, fianzas e índices de referencia y que esta regulación ya es suficiente.

Agentes sociales, en cambio, se muestran partidarios de regular el precio de los alquileres para reducir el sobreesfuerzo que deben hacer las familias para disfrutar del derecho a una vivienda digna. Guillem Domingo, del Observatorio DESC, ha opinado que “no podemos esperar que los precios se moderen solos” y que mientras el 32% de la población pueda pagar los precios actuales lo que habrá será un proceso de sustitución de vecinos que ya no podrán pagar por otros con mucha más poder adquisitivo.